Discriminación por Homofobia.

www.youtube.com/watch?v=6_xC3w4dBkw   <--------- Una pelicula, basada en la vida real...

La homofobia es una enfermedad psico-social que se define por tener odio a los homosexuales. La homofobia pertenece al mismo grupo que otras enfermedades parecidas, como el racismo, la xenofobia o el machismo. Este grupo de enfermedades se conoce con el nombre genérico de fascismo, y se fundamenta en el odio al otro, entendido éste como una entidad ajena y peligrosa, con valores particulares y extraños, amenazadores para la sociedad, y -lo que es peor- contagiosos.

 La homofobia, como las demás variantes del fascismo, prepara siempre las condiciones del exterminio. Pasiva o activamente crea y consolida un marco de referencias agresivo contra los gais y las lesbianas, identificándoles como personas peligrosas, viciosas, ridículas, anormales, y enfermas, marcándoles con un estigma específico que es el cimiento para las acciones de violencia política (desigualdad legal), social (exclusión y escarnio públicos) o física (ataques y asesinatos).

 

Aunque ya, sotto voce y por sentido común, se creía que la homofobia y la homosexualidad están directamente relacionas por medio de la represión en las personas que más ardientemente manifiestan su repulsión hacia quienes gustan de otros de su mismo sexo, un estudio ha confirmado esta sospecha con todo rigor científico.

La investigación llevada a cabo por Richard Ryan y otros colegas aporta evidencia a la teoría psicoanalítica de que el miedo, la ansiedad y la aversión hacia los gays y lesbianas puede desarrollarse a partir de la represión seminal en un individuo de sus deseos por el mismo sexo.

 

“En muchos casos se trata de personas que se encuentran en guerra consigo mismas y llevan sus conflictos al exterior”, dice sobre los homofóbicos Ryan, profesor de psicología en la Universidad de Rochester. Y agrega: “Nos reímos y bromeamos por una hipocresía tan descarada, pero en un sentido real, estas personas son frecuentemente en sí mismas víctimas de represión y experimentan sentimientos exagerados de amenaza. La homofobia no es un asunto de risa”.

En los experimentos llevados a cabo se tomaron 160 estudiantes universitarios de Alemania y Estados Unidos, midiendo cómo reaccionaban instantáneamente a palabras e imágenes de contenido sexual y, por otro lado, presentándolos frente a su propia historia familiar para acto seguido mostrarles imágenes de parejas homo y heterosexuales.

 

Entre otros resultados, el estudio encontró que los participantes con padres que los apoyan y los aceptan tenían una idea mucho más clara y abierta para sí mismos de su orientación sexual.

 

“En una sociedad predominantemente heterosexual, el “conócete a ti mismo” puede ser un desafío para muchos individuos gay. Pero en hogares controladores y homofóbicos, abrazar una orientación sexual minoritaria puede ser aterrador”, dice Netta Weinstein, profesora en la Universidad de Essex y responsable de la investigación.

 

DISCUSIONES SOBRE HOMOSEXUALIDAD

Se ha discutido mucho sobre la definición de la homosexualidad como enfermedad y ha habido, y sigue habiendo, enormes controversias. Inicialmente se catalogó como una enfermedad o patología que había que curar, pero actualmente se entiende como parte integral necesaria para comprender la biología, psicología, política, genética, historia y variaciones culturales de las identidades y prácticas sexuales de los seres humanos.

Entre los trabajos más llamativos destaca el de Alfred Kinsey, donde se hizo la primera encuesta masiva sobre sexualidad en Estados Unidos. Su estudio reveló que la homosexualidad era un comportamiento mucho más frecuente de lo que se creía y contribuyó a sacar a la luz a una parte de la sociedad.

La Asociación Norteamericana de Psiquiatría (APA), en 1973, decidió eliminar la homosexualidad del 'Manual de Diagnóstico de los trastornos mentales. La Organización Mundial de la Salud retiró a la homosexualidad del listado de enfermedades mentales y a pesar de esto, todavía hay personas que consideran que los homosexuales son enfermos,

RESPUESTA SEXUAL

La homosexualidad es un tipo de respuesta sexual que se presenta cuando un individuo responde sexualmente ante un estímulo sexual proveniente de una persona del mismo sexo, como ya se mencionó anteriormente; sin embargo, en el DSMIII (Manual de Diagnóstico de la Sociedad Norteamericana de Psiquiatría) se diferencia en dos formas diferentes:

Homosexualidad egodistónica, que es aquella en la cual la persona tiene conflictos con su tendencia homosexual y sufre por ello.

Homosexualidad ego sintónica, en la cual la persona no siente su situación como un padecimiento, sino como una elección y goza con ella.

Al igual que una persona heterosexual puede llegar a tener experiencias sexuales con personas del mismo sexo, la persona homosexual puede tenerlo con personas del sexo contrario. Sin embargo, el término “homosexual” se considera como relación “solo para hombres” de un mismo sexo masculino y “lesbianismo" se considera una relación “solo para mujeres” de un mismo sexo femenino.  

Etimología

Etimológicamente, la palabra homosexual es un híbrido del griego homós (que en realidad significa igual y no, como alguno creería, derivado del sustantivo latino homo, que quiere decir hombre) y del adjetivo latino sexualis, lo que sugiere una relación sexual y/o sentimental entre personas del mismo sexo, incluido el lesbianismo.

Desde el punto de vista etimológico, homosexual sería quien tiene afinidad sexual por personas de su mismo sexo, Desde entonces, la homosexualidad se ha convertido en objeto de intenso estudio y debate. Sabemos que la homosexualidad, tanto la femenina como la masculina, es una práctica conocida desde la antigüedad.

La palabra homosexualidad fue creada en 1869, por el escritor austriaco Karl Maria Kertbeny, quien en un panfleto anónimo apoyo la revocación de las leyes contra la sodomía. En Prusia el libro “Psychopathia Sexualis” de Richard Freiherr von Krafft-Ebing, popularizó el concepto en 1886.

Homosexualidad

OTROS TERMINOS DE LA HOMOSEXUALIDAD

 

Existen una serie de términos que vale la pena definir, con el fin de comprender mejor este tema tan importante de la sexualidad.

 

Gay. El sustantivo gay se refiere a personas homosexuales de ambos sexos, aunque generalmente se usa más que todo para referirse al hombre homosexual. La principal diferencia entre estas dos palabras es que "gay" es un término neutro o positivo, importado del inglés y elegido originalmente por la comunidad gay de San Francisco, para referirse a sí mismos.

Lesbianismo. Es el término que se usa para definir a la homosexualidad femenina. Se llama también lesbianidad y el adjetivo correspondiente a “lésbico”. El término proviene de la isla de Lesbos, en Grecia, donde vivía la poetisa Safo, famosa por sus poemas apasionados, fundamentalmente dedicadas a sus amigas. La vida rodeada de otras mujeres, le valió la reputación de homosexual.

Transformismo:  Conocido también con los términos de travestismo y transexualidad, se usa fundamentalmente para referirse a personas de sexo masculino que ocasionalmente adoptan modismos culturales femeninos, como el uso de maquillaje, ropa de mujer, gestos y forma de hablar femeninos, etc.

Transgénero. Es un término general que no implica ninguna forma específica de orientación sexual. Las personas transgénero pueden identificarse como heterosexuales, homosexuales, bisexuales, pan-sexuales, poli-sexuales o asexuales, y no se corresponde con el "género asignado" a uno mismo, por parte de los demás de si se es hombre o mujer, en función del sexo genético o físico.

Transgenéricas. Es aquella persona quien actúa, se viste o lleva a cabo su deseo de vivir como alguien del sexo opuesto, transformando su género -masculino o femenino- ante los demás.

Transexual

 Transexual. Es aquella persona quien no solamente actúa, se viste o lleva a cabo su deseo de vivir como alguien del sexo opuesto, sino que también transforma “físicamente” su sexualidad, sometiéndose a una operación quirúrgica para cambiar sus genitales y convertirse en "hombre" o en "mujer" Sodomía. La sodomía es un término de origen religioso que deriva del nombre de la antigua ciudad de Sodoma la cual, según la Biblia, fue destruida por Dios por sus múltiples pecados. En la actualidad se identifica con la práctica del sexo anal, a pesar de que Sodoma en la Biblia no fue castigada principalmente por actos homosexuales, sino por la violación a extranjeros varones, como una forma de humillación y no por un comportamiento homosexual de mutuo acuerdo.

Homofobia.  El término homofobia se refiere a la aversión, odio, miedo, prejuicio o discriminación contra hombres o mujeres homosexuales, aunque también se incluye a las demás personas que integran a la diversidad sexual, como es el caso de las personas bisexuales y las transgenéticas. A la persona que padece de homofobia se le dice "homófobo", mientras que el adjetivo correspondiente es "homofóbico" por ejemplo, "persona homofóbica".

Homofilia. Es el antónimo del anterior junto con su derivado "homófilo". Con este término se distinguen las personas o asociaciones de “defensa a los derechos de los homosexuales”.